29.03.2018  Beitrag drucken

Moishe Postone, 1942 – 2018 (esp.)

englishportuguèsdeutsch

Cuando nosotros, un pequeño grupo de autores dedicados a la renovación de la crítica social radical, nos encontramos a finales de la década de 1980 con el entonces poco conocido ensayo de Moishe Postone sobre la lógica del antisemitismo, nos alcanzó como un rayo. La crítica del valor estaba aún en sus inicios y debía afirmarse contra los guardianes del marxismo tradicional, con quienes en aquel entonces establecíamos batallas polémicas; y, de repente, había alguien que pensaba de manera muy semejante. El análisis del antisemitismo como una forma de anticapitalismo fetichista fue para nosotros, naturalmente, una idea completamente nueva y pionera. Pero eso no era todo. La lectura subyacente de la teoría marxiana, el foco de la crítica en el trabajo y en el valor como una relación social, coincidía precisamente con el núcleo de lo que nosotros también habíamos desarrollado teóricamente para salir del callejón sin salida del estancamiento de la crítica social. Ese momento de alegre sorpresa por haber encontrado alguien que estuviese en un camino tan semejante en la nueva interpretación de la teoría de Marx marcó mi relación con Moishe Postone; aún cuando faltaban varios años para conocerlo y apreciarlo personalmente.

No menos significativo fue, posteriormente, mi participación en la traducción al alemán de su obra fundamental Tiempo, trabajo y dominación social, una tarea que no podría haber llegado a buen puerto sin un intenso análisis de los conceptos y lineas de pensamiento que allí se desarrollaban. Hasta hoy me nutro de ese análisis. Me ayudó como pocas otras cosas, a afinar mis propios conceptos e ideas, incluso allí donde no concordaba con Moishe Postone. Sin embargo, fue frustrante para nosotros que la publicación de ese libro contribuyese tan poco para despertar una comprensión amplia y profunda de su enfoque teórico en la izquierda alemana. Fue recibido aquí esencialmente como el autor de una nueva perspectiva de análisis del antisemitismo, basado en la crítica del fetichismo. Si bien eso es correcto, ese análisis quedó casi totalmente separado de su teoría crítica del capitalismo. La idea de una forma de socialización basada en la mediación por el trabajo que esta sujeta a una dinámica históricamente específica, que se dirige a un punto de fuga que es precisamente la supresión de esa forma de mediación permaneció incomprensible para la izquierda alemana, especialmente para su ramo académico. Eso fue evidente en las críticas dispersas del libro de Moishe Postone, que casi siempre indicaban falta de comprensión y resistencia.

En otros países, como Brasil o Francia, fue diferente; tal vez porque ya existía allí un contexto previo de debate de la crítica del valor, generado por la publicación de textos de Krisis, abriendo algunas puertas. Pero la recepción singularmente restricta en el debate en lengua alemana continúa siendo un incómodo. Ampliarla y dar a la perspectiva teórica de Moishe Postone también aquí el valor que merece permanece una tarea inconclusa. No tiene ninguna importancia el hecho de que hubiese algunas diferencias teóricas entre nosotros – sobre todo, Moishe Postone nunca concordó con nuestra interpretación teórica de la crisis a partir de la dinámica del capitalismo. Nuestros caminos – los de Krisis y el de Moishe Postone – nunca fueron los mismos, pero iban paralelos en muchos aspectos y se cruzaban frecuentemente. También personalmente. Con Moishe Postone perdimos un compañero de viaje. Su muerte me y nos llena de tristeza.

Norbert Trenkle (Grupo Krisis)

Nürnberg, 24 de Marzo de 2018

Traducción: Javier Blank