12.02.2022  Beitrag drucken

Falsa oposición. Contra el putinismo se necesita un nuevo universalismo de la emancipación

de Norbert Trenkle

Publicado en aleman en la revista Jungle World 14/ 2022, 7.4.2022

La invasión de Ucrania forma parte de una ofensiva a gran escala de un régimen autoritario impulsado por la amenazante idea de que debe cambiar el orden mundial a su favor. Esta ofensiva no se dirige contra un solo país, sino contra todo lo que representa el „Occidente podrido“ a los ojos de Putin y de sus seguidores. Esto incluye en particular la „decadencia sexual“, es decir, la homosexualidad, y la llamada ideología de género, así como la destrucción de los „valores culturales tradicionales“. Detrás de esto hay una ideología abiertamente fascista, como demonstrado, por ejemplo, el sociólogo moscovita Greg Yudin.

Para las fuerzas emancipadoras, debería ser algo obvio oponerse al régimen de Putin. Por cierto, esto los alinea con los que equiparan la lucha contra el autoritarismo con la defensa de los llamados valores universales de la democracia, la libertad y la economía de mercado. Esto es problemático no sólo porque este frente unido también incluye fuerzas que no están libres de tendencias antidemocráticas, sino también porque suprime el hecho de que este tan invocado universalismo hace tiempo que ha sido desmoralizado por la realidad, lo cual es una de las principales razones de la ofensiva global del autoritarismo.

Los valores liberal-democráticos sólo son universales en su pretensión abstracta. Sin embargo, su base material, la sociedad productora de mercancías, se basa en exclusiones sistemáticas y en la división social entre ganadores y perdedores. Por lo tanto, deniega permanentemente esta pretensión abstracta. La sociedad productora de mercancías es universal en el sentido de que se ha impuesto en una dinámica tremenda en todo el planeta. Pero, al mismo tiempo, se ha puesto de manifiesto que es un hecho minoritario: sólo una parte relativamente pequeña de la población mundial puede llevar una vida razonablemente satisfactoria y segura y encontrar un acceso elemental a lo que promete la Declaración de los Derechos Humanos. Al mismo tiempo, este modo de vida minoritario se basa en el despiadado saqueo global de los recursos naturales.

Por lo tanto, el intento tras la ruptura de 1989 de establecer un llamado Nuevo Orden Mundial bajo el signo de la democracia y la economía de mercado estaba destinado al desastre. Cuando los proyectos de modernización recuperadora estatal-capitalista bajo los auspicios ideológicos del socialismo ya habían fracasado, la ofensiva neoliberal de la década de 1990 dejó un rastro de devastación en grandes partes del mundo. En las ruinas de estos intentos fallidos de modernización, florecieron regímenes cleptocráticos y autoritarios, así como movimientos fundamentalistas, que contribuyeron a la desintegración de las respectivas sociedades. El intento de controlar militarmente estas tendencias, cuando se volvieron demasiado peligrosas para los Estados occidentales, sólo empeoró la situación. En particular, la guerra de Irak de 2003 destruyó aún más el ya maltrecho país, desestabilizó toda la región y la sumió en un prolongado estado de guerra.

También el régimen de Putin es un resultado de la catastrófica transformación de Rusia en términos de radicalismo de mercado, pero con la importante diferencia de que consiguió estabilizar al país nuevamente. Putin pudo contar con importantes fuerzas del aparato de seguridad y militar y puso bajo control a los llamados oligarcas, que se habían enriquecido enormemente durante la privatización salvaje de los años 90. Aunque se les permitió seguir haciendo negocios, tuvieron que reconocer la autoridad del Estado y ceder parte de sus beneficios con el fin de producir legitimidad. Tras la subida de los precios de la energía, los salarios del gran sector estatal pudieron volver a pagarse a tiempo, al igual que las pensiones y ciertas transferencias sociales. Al menos en los centros, la infraestructura fue modernizada.

Esto explica la popularidad de Putin, que mantiene hasta hoy y que fue asegurada mediante la supresión de la oposición y la reestructuración autoritaria del Estado y la sociedad. Pero también se ganó un amplio apoyo popular al prometer convertir a Rusia en una gran potencia de nuevo, dominando una „Unión Euroasiática“. Detrás de esto está el deseo de venganza por la profunda ignominia que supuso para muchos la caída del imperio soviético y el posterior periodo de transformación al libre mercado. Esta es la base subjetiva de la megalomanía nacionalista y del profundo resentimiento contra „Occidente“.

Por lo tanto, el ataque a Ucrania no debe explicarse como una reacción a supuestas provocaciones de la OTAN o de EEUU. Sigue un impulso completamente diferente y más profundo, que puede haber sido reforzado por la política occidental, pero no creado por ella. A menudo son precisamente los perdedores en la competencia capitalista (o los que se sienten perdedores) los que movilizan las energías regresivas más fuertes para restaurar su antiguo estatus o, al menos, para vengarse de los ganadores (o de los grupos que los representan), aunque sea al precio de la destrucción mutua. Esta es también la razón por la que Putin es tan popular entre la derecha y la extrema derecha de todo el mundo. El resentimiento de estos se alimenta de fuentes similares: surge de un agravio identitario causado por la real o supuesta pérdida de una posición de poder en la sociedad.

El pronunciado machismo que representa Putin también debe verse en este contexto. Pues la pérdida de poder toca el núcleo identitario de la condición de sujeto masculino en la sociedad burguesa, que se define principalmente por la autoafirmación en la competencia generalizada y se asegura mediante la construcción de una feminidad subordinada, que representaria exactamente lo contrario de esta forma de subjetivación. Hombres de todo el mundo están reaccionando con máxima agresividad a la sacudida de este orden de género binario y jerárquico a través de los movimientos feministas y del cambio económico estructural de las últimas décadas. Lo que está en juego es el núcleo más íntimo de su sentido del yo, que se defiende ferozmente, como queda muy claro por el aterrador aumento de la violencia sexual en todo el mundo. También en este sentido, Putin es la figura ideal de identificación. Representa un tipo de hombre perdedor que se resiste a la disolución de la jerarquía burguesa de género y que es lo suficientemente poderoso política y militarmente para librar esta lucha con éxito.

Sin embargo, esta visión regresiva del mundo que combina autoritarismo, machismo y culturalismo agresivo no se opone externamente a los tan invocados valores de la democracia y la libertad, sino que forma, por así decirlo, su reverso irracional. Especialmente en vista de la confrontación actual, esto debe ser recordado urgentemente. Si la opinión pública occidental la interpreta como un choque entre dos sistemas de valores, la amenaza autoritaria aparece como algo ajeno que irrumpe desde fuera en el mundo de las democracias liberales.

Esta visión promueve varias tendencias preocupantes. En primer lugar, la tendencia a una culturalización invertida del conflicto; ya el hecho de hablar de valores occidentales es problemático porque sugiere que éstos tienen un carácter culturalmente específico. En segundo lugar, un aislamiento aún más fuerte de los centros capitalistas, es decir, una vigilancia aún más rígida de las fronteras vinculado a un nuevo aumento del nacionalismo. Y en tercer lugar, la militarización de la sociedad (por ejemplo, a través de su propio armamento), así como una remasculinización concomitante, como ya se está expresando en la heroización de la resistencia ucraniana.

La confrontación con el autoritarismo no se puede ganar de esta manera. Así, las llamadas sociedades occidentales se asemejan cada vez más al enemigo aparentemente externo y se desmiente una vez más el universalismo de los valores liberal-democráticos. Las libertades relativas que ofrece la vida en los centros capitalistas deben ser defendidas contra la amenaza autoritaria. Pero esto sólo puede hacerse apartándolas de la lógica de la sociedad de la mercancía y llevándolas más allá de sí mismas. Lo que se necesita es una solidaridad transnacional de todas las fuerzas que quieren oponerse al autoritarismo y al mismo tiempo poner fin a la orientación del mundo hacia un radicalismo de mercantilización radical del mundo. Lo que se necesita es un nuevo universalismo de la emancipación social.